Archivo de la categoría: Imágenes

¿Es la casa de la Libertad de Sucre, un Templo Masónico?

Estándar


Anuncios

El mundo al revés

Estándar

El mundo al revés premia al revés: desprecia la honestidad, castiga el trabajo, recompensa la falta de escrúpulos y alimenta el canibalismo…   ¿Supervivencia de los más aptos? La aptitud más útil para abrirse paso y sobrevivir, el killing instinct, el instinto asesino, es virtud humana cuando sirve para que las empresas grandes hagan digestión de la empresas chicas y para que los países fuertes devoren a los países débiles, pero es prueba de bestialidad cuando cualquier pobre tipo sin trabajo sale a buscar comida con un cuchillo en mano…

El arte de engañar al prójimo, que los estafadores practican cazando incautos por las calles, llega a lo sublime cuando algunos políticos de éxito ejercitan su talento… Los pistoleros que se alquilan para matar realizan, en plan minorista, la misma tarea que cumplen, en gran escala, los generales condecorados por crímenes que se elevan a la categoría de glorias militares.

Son dignos de impunidad y felicitación quienes matan la mayor cantidad de gente en el menor tiempo, quienes ganan la mayor cantidad de dinero con el menor trabajo y quienes exterminan a la mayor cantidad de naturaleza al menor costo.

El mundo al revés nos enseña a padecer la realidad en lugar de cambiarla, a olvidar el pasado en lugar de escucharlo, y a aceptar el futuro en lugar de imaginarlo: así practica el crimen, y así lo recomienda. En su escuela, escuela del crimen, son obligatorias las clases de impotencia, amnesia y resignación. Pero está visto que no hay desgracia sin gracia, ni cara que no tenga su contracara, ni desaliento que no busque su aliento. Ni tampoco hay escuela que no encuentre su contra escuela.  Extracto del libro  “Patas Arriba” de Eduardo Galeano.

QQ:.HH:. Vivimos una coyuntura en la cual lo ilegal, lo deshonroso, la “viveza criolla”, el engaño, la mentira, se hacen un modo de vida, y se hacen ley; son “virtudes”  que nos recomiendan debemos aprender y desarrollar para sobrevivir honrosamente en esta sociedad. Por ello me puse a pensar en la educación que estoy dando actualmente a mis hijos, y me replantee un montón de situaciones: ¿Los valores de honradez, verdad, rectitud, están pasados de moda?, ¿son solo palabras bonitas, sólo retórica? ¿quién las practica esta irremediablemente condenado al fracaso económico y social durante su vida?, ¿Debo enseñárselos a mis hijos, o debo prepararlos para una vida en la cual hay que arrancarles a los demás lo que necesitan, del modo que sea?.

Me pregunto, ¿siempre fue así, o es la situación actual que vivimos, la que nos enseña esos antivalores? Enrique Santos Discepolo, en su famoso tango Cambalache, dice:

“Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro
generoso o estafador…
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!

Lo mismo un burro

que un gran profesor.

El que no llora no mama,

y el que no afana es un gil“ .

En el país del “le meteremos nomas, los abogados van a arreglar”, las personas que crecimos con ciertos valores inculcados por nuestros padres, nos sentimos de cierta forma desubicados y confusos, ¿será que nos falta el famoso instinto asesino y depredador?. No hay lugar para los idealistas, los que creemos que una sociedad mejor es posible, donde la rectitud,  la honradez, la justicia es posible, somos vistos como inocentes,  y tontos.  Pero un momento…  ¿qué es la masonería?, en el primer grado aprendemos este concepto: La Francmasonería es un sistema peculiar de moralidad, velado por alegorías e ilustrado por símbolos.

 Ah! Encontré mi lugar, gente que piensa como yo, que comparte mis ideales.  ¿Pero será tan cierto esto?.  Déjenme contarles QQ:.HH:. una anécdota que sucedió acá mismo entre nosotros.

Cierto día, un hermano de un taller cualquiera comentaba  los proyectos que había concretado para el gobierno, beneficiando  al país, y a un montón de instituciones y personas, haciendo el trabajo más eficiente, el más limpio, un trabajo por sus ideales y valores, en los que creía sinceramente.

En lugar de encontrar una palabra de felicitación y aliento, encontró burlas, burlas  muy fuertes, por no aprovechar y sacar su tajada. Cuando les preguntó ¿hermanos dónde están la plomada y la escuadra ?, recibió más burlas, lo cual sumado a otros incidentes similares en diferentes talleres, me hizo pensar mucho lo que vivimos como logia.

Decimos ser fuente de moralidad, ser hombres libres y de buenas costumbres, lo más sublime de la sociedad, pero muchas veces  encontramos personas que sólo vienen a vanagloriarse de sus altos cargos y dinero, que con una sonrisa ofrecen un: “búscame para lo que sea hermano”, pero eso es solo una pose en el templo, porque  en el mundo profano no existe tal ofrecimiento, ni solidaridad, aun cuando hay hermanos en desgracia, necesitados, o enfermos, nadie se acuerda de ellos, fuera del templo. ¿Será que sólo venimos a hacer una bonita representación teatral de rectitud y buenas costumbres en el templo, una vez a la semana?. Somos los mejores hermanos durante el ritual, o mientras dure el wisky y en la calle volvemos a ser lobos de otros hombres o de nosotros mismos?

El mundo al revés premia al revés: desprecia la honestidad, castiga el trabajo, recompensa la falta de escrúpulos y alimenta el canibalismo…   ¿Supervivencia de los más aptos? La aptitud más útil para abrirse paso y sobrevivir, el killing instinct, el instinto asesino, es virtud humana cuando sirve para que las empresas grandes hagan digestión de la empresas chicas y para que los países fuertes devoren a los países débiles, pero es prueba de bestialidad cuando cualquier pobre tipo sin trabajo sale a buscar comida con un cuchillo en mano…

El arte de engañar al prójimo, que los estafadores practican cazando incautos por las calles, llega a lo sublime cuando algunos políticos de éxito ejercitan su talento… Los pistoleros que se alquilan para matar realizan, en plan minorista, la misma tarea que cumplen, en gran escala, los generales condecorados por crímenes que se elevan a la categoría de glorias militares.

Son dignos de impunidad y felicitación quienes matan la mayor cantidad de gente en el menor tiempo, quienes ganan la mayor cantidad de dinero con el menor trabajo y quienes exterminan a la mayor cantidad de naturaleza al menor costo.

El mundo al revés nos enseña a padecer la realidad en lugar de cambiarla, a olvidar el pasado en lugar de escucharlo, y a aceptar el futuro en lugar de imaginarlo: así practica el crimen, y así lo recomienda. En su escuela, escuela del crimen, son obligatorias las clases de impotencia, amnesia y resignación. Pero está visto que no hay desgracia sin gracia, ni cara que no tenga su contracara, ni desaliento que no busque su aliento. Ni tampoco hay escuela que no encuentre su contra escuela.  Extracto del libro  “Patas Arriba” de Eduardo Galeano.

QQ:.HH:. Vivimos una coyuntura en la cual lo ilegal, lo deshonroso, la “viveza criolla”, el engaño, la mentira, se hacen un modo de vida, y se hacen ley; son “virtudes”  que nos recomiendan debemos aprender y desarrollar para sobrevivir honrosamente en esta sociedad. Por ello me puse a pensar en la educación que estoy dando actualmente a mis hijos, y me replantee un montón de situaciones: ¿Los valores de honradez, verdad, rectitud, están pasados de moda?, ¿son solo palabras bonitas, sólo retórica? ¿quién las practica esta irremediablemente condenado al fracaso económico y social durante su vida?, ¿Debo enseñárselos a mis hijos, o debo prepararlos para una vida en la cual hay que arrancarles a los demás lo que necesitan, del modo que sea?.

Me pregunto, ¿siempre fue así, o es la situación actual que vivimos, la que nos enseña esos antivalores? Enrique Santos Discepolo, en su famoso tango Cambalache, dice:

“Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro
generoso o estafador…
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!

Lo mismo un burro

que un gran profesor.

El que no llora no mama,

y el que no afana es un gil“ .

En el país de “le meteremos nomas, los abogados van a arreglar”, las personas que crecimos con ciertos valores inculcados por nuestros padres, nos sentimos de cierta forma desubicados y confusos, ¿será que nos falta el famoso instinto asesino y depredador?. No hay lugar para los idealistas, los que creemos en que una sociedad mejor es posible, donde la rectitud,  la honradez, la justicia es posible, somos vistos como inocentes,  y tontos.  Pero un momento…  ¿qué es la masonería?, en el primer grado aprendemos este concepto: La Francmasonería es un sistema peculiar de moralidad, velado por alegorías e ilustrado por símbolos.

Ah! Encontré mi lugar, gente que piensa como yo, que comparte mis ideales.  ¿Pero será tan cierto esto?.  Déjenme contarles QQ:.HH:. una anécdota que sucedió acá mismo entre nosotros.

Cierto día, un hermano de un taller cualquiera comentaba  los proyectos que había concretado para el gobierno, beneficiando  al país, y a un montón de instituciones y personas, haciendo el trabajo más eficiente, el más limpio, un trabajo por sus ideales y valores, en los que creía sinceramente.

En lugar de encontrar una palabra de felicitación y aliento, encontró burlas, burlas  muy fuertes, por no aprovechar y sacar su tajada. Cuando les preguntó ¿hermanos dónde están la plomada y la escuadra ?, recibió más burlas, lo cual sumado a otros incidentes similares en diferentes talleres, me hizo pensar mucho lo que vivimos como logia.

Decimos ser fuente de moralidad, ser hombres libres y de buenas costumbres, lo más sublime de la sociedad, pero muchas veces  encontramos personas que sólo vienen a vanagloriarse de sus altos cargos y dinero, que con una sonrisa ofrecen un: “búscame para lo que sea hermano”, pero eso es solo una pose en el templo, porque  en el mundo profano no existe tal ofrecimiento, ni solidaridad, aun cuando hay hermanos en desgracia, necesitados, o enfermos, nadie se acuerda de ellos, fuera del templo. ¿Será que sólo venimos a hacer una bonita representación teatral de rectitud y buenas costumbres en el templo, una vez a la semana?. Somos los mejores hermanos durante el ritual, o mientras dure el wisky y en la calle volvemos a ser lobos de otros hombres o de nosotros mismos?

¿Será que buscamos ser iniciados  en la logia por estatus, por contactos, por enterarnos de nuevos negocios, y hasta para jactarnos con los otros hermanos de nuestros más ruines proyectos, y  echarlos en cara de los hermanos más humildes? total así nos sentimos poderosos.   Si ese es el sentido, no somos masones, somos sólo un club de confidencias, wisky, y a veces de ostentación.

En “21 temas del compañero Masón de Terrones y García”, nos enseñan: El Honor, la Honradez y la justicia, deben formar la base de todo compromiso y por lo tanto, el Masón que no acepta estos principios como norma de Conducta, que no hace de ellos el Solo y Firme Apoyo de su Vida Moral, y que se aparta de su estricta y rígida observancia, por ese solo hecho deja de llenar su misión en la Vida

QQ:.HH:. del otro lado de la moneda tenemos hermanos dignos de admiración, cuyo amor y entrega a la logia y su rectitud en la vida profana se hace muy perceptible para todos, son masones verdaderos en todo el sentido de la palabra, símbolos vivos de muchas virtudes, siempre tienen la palabra adecuada, el consejo sabio,  nos devuelven la esperanza sobre lo que verdaderamente representa la masonería. No es necesario que ocupen altos cargos en la logia o en el mundo, y aun si los tienen, están ahí, para extender la mano, y sus enseñanzas a quien lo necesite, sin pedir nada a cambio.

QQ:.HH:. Seamos verdaderos masones, pulamos nuestra piedra bruta en el sentido moral, seamos amantes de la justicia, de la verdad, sintámonos orgullosos de nuestras buenas obras, no de lo malo que realizamos. Que la logia irradie a nuestra sociedad, a nuestra nación las virtudes que necesita para que esta no se desmorone como viene sucediendo hoy en día. De otro modo, nuestras enseñanzas, nuestros símbolos, nuestra razón de ser, sólo serán hipocresía y autoengaño. Seamos luz, seamos guías, que lo que predicamos en el templo se haga carne y se vuelva acción. Somos humanos, cometemos errores, pero si el GADU nos dio ciertos dones, y la gracia de pertenecer a esta logia, retribuyamos y aprendamos a usarlos en beneficio de los demás, no permitamos que también nuestra amada logia se convierta en un mundo al revés.