Archivo del Autor: alexisbecerra

Acerca de alexisbecerra

Boliviano, libre, creyente de Dios, y del poder de cada uno para determinar su destino.

Ser para los demás

Estándar

¿Cómo se mide el valor social de nuestra tarea docente?
Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar.

Joaquín V. González, escribió la lección de optimismo que se nos entregaba al recibirnos: ‘a mí no me ha derrotado nadie’.
Yo no puedo decir lo mismo. A mí me ha derrotado esta sociedad corrupta que todo lo controla. Estoy cansado de recibir homenajes y elogios al nivel internacional. Hace pocos días fui incluido en el grupo selecto de las leyendas del milenio en cirugía cardiovascular.

El año pasado debí participar en varios países desde Suecia a la India escuchando siempre lo mismo. ‘¡La leyenda, la leyenda!’

Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mi país, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas, insisto, en esta sociedad del privilegio, donde unos pocos gozan hasta el hartazgo, mientras la mayoría vive en la miseria y la desesperación. Todo esto no se perdona, por el contrario se castiga.

Me consuela el haber atendido a mis pacientes sin distinción de ninguna naturaleza. Mis colaboradores saben de mi inclinación por los pobres, que viene de mis lejanos años en Jacinto Arauz.

Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata.

No puedo cambiar.
No ha sido una decisión fácil pero sí meditada.
No se hable de debilidad o valentía.

El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, con ella me voy de la mano.

Sólo espero no se haga de este acto una comedia. Al periodismo le pido que tenga un poco de piedad.

Estoy tranquilo. Alguna vez en un acto académico en USA se me presentó como a un hombre bueno que sigue siendo un médico rural. Perdónenme, pero creo, es cierto. Espero que me recuerden así.

En estos días he mandado cartas desesperadas a entidades nacionales, provinciales, empresarios, sin recibir respuesta.

En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados. El lunes no podría dar la cara.

Un abrazo a todos

René Favaloro

Lo que acaban de escuchar QQHH, es un fragmento de una carta del Dr. René Favarolo, uno de los más afamados y prestigiosos cardiólogos de nuestro tiempo, entre sus logros está el realizar el primer Bypass de la historia de la medicina, lo cual le dio fama internacional entre la comunidad médica.

Reconocido internacionalmente, fue un Quijote que luchaba incansable por dar salud en su país Argentina, dar salud y no lucrar, ayudar a quien lo necesite, por la simple satisfacción de hacerlo, y por el cumplimiento de su juramento hipocrático. Teniendo fama y fortuna en Estados Unidos, retornó a sui país para crear la fundación Favarolo  uno de los centros más importantes de cardiología del mundo, sin ánimo de lucro. Operando a los que más lo necesitaban, y enseñando sin egoísmos lo que sabía. Incluso se creó posteriormente la universidad Favarolo.

Ayudar al prójimo sin esperar nada a cambio, un ideal masónico, que cumplió sin ser un iniciado, un masón sin mandil en el más estricto sentido de la palabra. Un arquetipo de la honestidad personal y del servicio impersonal. Favarolo dio todo por cumplir con estos principios, pero solamente recibió rechazo y sabotajes de sus colegas, porque interfería con la corrupta estructura del negocio médico y de los  grandes laboratorios. Sin embargo siguió luchando incansable. Hasta que por fin el Quijote fue derrotado por el Molino.

QQHH A espejo de Favarolo, un masón debe ser un guerrero incansable contra la corrupción y el interés personal, darse a los demás incondicionalmente, entendiendo que  uno es el todo. De que sirve enorgullecernos de nuestro poder y recursos, y crecer en nuestras vanidades, si dejamos de lado al hermano más humilde.  Jesús dice: Por cuanto lo que hiciste con el más pequeño de mis hermanos, conmigo lo hiciste.

QQHH ¿Como se mide el valor de una persona?, ¿por lo que tiene?, ¿por lo que sabe?, ¿por lo que aparenta?. El valor de una persona está en el servicio que haga a los demás, en su utilidad para el mundo. De que sirve el más rico rey dueño del mundo, si solo vive para el, y no representa nada para los demás. Teresa de Calcuta decía. “Si no se vive para los demás, la vida carece de sentido

De que nos sirve hacer la carrera de mandiles, memorizar el significado de mil símbolos y rituales, hablar de las huérfanas y viudas, de lo espirituales e iluminados que somos en el mundo, o de enorgullecernos de nuestras lujosas fiestas, si olvidamos lo más importante, nuestra razón de ser: No somos nada sin el hermano, que incluso es uno de nuestros principios “El Socorro mutuo”.

Esta ayuda no solamente debemos proyectarla entre nosotros, no debemos encerrarnos en nuestros laboratorios buscando la piedra filosofal y el oro alquímico, sino por el contrario salir a la sociedad a la que nos debemos, y darle parte de nuestras bendiciones. Que hermoso sería a semejanza de otros talleres,  sin ir más lejos en Santa Cruz de la Sierra, ayudar a los niños necesitados gestionando ayuda médica con operaciones en el exterior, o darles educación construyendo escuelas. Ahí está nuestro verdadero oro y semilla de crecimiento personal.

QQHH este no es un sermón ni tampoco quiero extenderme demasiado, solo quise hacer un homenaje a la ilustre persona del Dr. René Favarolo, un ejemplo para nosotros masones, un ejemplo como ser humano. La última distinción otorgada a su persona fue  el año 2010,  en la cual la Fundación Internacional de Jóvenes Líderes lo proclamo “Referente de la Humanidad”.

QQHH antes de terminar ,me olvidaba contarles el final de la historia, luego de escribir esta carta, el Quijote solitario, la leyenda en cardiología, el Dr. René Favarolo se quitó la vida de un disparo al corazón. Abrumado y vencido por su lucha solitaria. QQHH luchemos infatigables, unámonos no seamos Quijotes solitarios, seamos un ejercito unido de hermandad sin distinción, si bien se dice que uno es la diferencia, todos somos la fuerza y luz para cambiar este mundo.

Anuncios

Tipos de Oración

Estándar

Existen dos tipos de oración.
El primero es aquel en el que se pide que determinadas cosas sucedan, intentando decir a Dios lo que debe hacer. No se concede ni tiempo ni espacio para que el Creador actúe. Dios – que sabe muy bien lo que es mejor para cada uno – continuará actuando como le convenga. Y el que reza queda con la sensación de no haber sido escuchado.

El segundo tipo de rezo es aquel en que, incluso sin comprender los caminos del Altísimo, el hombre deja que se cumplan en su vida los designios del Creador. Pide que se le evite el sufrimiento, pide alegría para el Buen Combate, pero no olvida decir a cada momento “Hágase Tu voluntad”.

El guerrero de la luz reza de esta segunda manera.

El Viajero Sediento

Imagen

El Viajero Sediento

El Viajero Sediento

Lentamente, el sol se había ido ocultando y la noche había caído por completo. Por la inmensa planicie de la India se deslizaba un tren como una descomunal serpiente quejumbrosa.

Varios hombres compartían un departamento y, como quedaban muchas horas para llegar al destino, decidieron apagar la luz y ponerse a dormir. El tren proseguía su marcha. Transcurrieron los minutos y l
os viajeros empezaron a conciliar el sueño. Llevaban ya un buen número de horas de viaje y estaban muy cansados. De repente, empezó a escucharse una voz que decía:
–¡Ay, qué sed tengo! ¡Ay, qué sed tengo!

Así una y otra vez, insistente y monótonamente. Era uno de los viajeros que no cesaba de quejarse de su sed, impidiendo dormir al resto de sus compañeros. Ya resultaba tan molesta y repetitiva su queja, que uno de los viajeros se levantó, salió del departamento, fue al lavabo y le trajo un vaso de agua. El hombre sediento bebió con avidez el agua. Todos se echaron de nuevo. Otra vez se apagó la luz. Los viajeros, reconfortados, se dispusieron a dormir. Transcurrieron unos minutos. Y, de repente, la misma voz de antes comenzó a decir:

–¡Ay, qué sed tenía, pero qué sed tenía!

*El Maestro dice: La mente siempre tiene problemas. Cuando no tiene problemas reales, fabrica problemas imaginarios y ficticios, teniendo incluso que buscar soluciones imaginarias y ficticias.

EL BRAHMÍN ASTUTO

Estándar

EL BRAHMÍN ASTUTO
Era en el norte de la India, allí donde las montañas son tan elevadas que parece como si quisieran acariciar las nubes con sus picos. En un pueblecillo perdido en la inmensidad del Himalaya se reunieron un asceta, un peregrino y un brahmín. Comenzaron a comentar cuánto dedicaban a Dios cada uno de ellos de aquellas limosnas que recibían de los fieles. El asceta dijo:
–Mirad, yo

lo que acostumbro a hacer es trazar un círculo en el suelo y lanzar las monedas al aire. Las que caen dentro del círculo me las quedo para mis necesidades y las que caen fuera del círculo se las ofrendo al Divino.
Entonces intervino el peregrino para explicar:
–Sí, también yo hago un círculo en el suelo y procedo de la misma manera, pero, por el contrario, me quedo para mis necesidades con las monedas que caen fuera del círculo y doy al Señor las que caen dentro del mismo.
Por último habló el brahmín para expresarse de la siguiente forma:
–También yo, queridos compañeros, dibujo un círculo en el suelo y lanzo las monedas al aire. Las que no caen, son para Dios y las que caen las guardo para mis necesidades.
*El Maestro dice: Así proceden muchas personas que se dicen religiosas. Tienen dos rostros y uno es todavía más falso que el otro.

Se como un muerto

Estándar

SÉ COMO UN MUERTO
Era un venerable maestro. En sus ojos había un reconfortante destello de paz permanente. Sólo tenía un discípulo, al que paulatinamente iba impartiendo la enseñanza mística. El cielo se había teñido de una hermosa tonalidad de naranja-oro, cuando el maestro se dirigió al discípulo y le ordenó:
–Querido mío, mi muy querido, acércate al cementerio y, una vez allí, con toda la fuer

za de tus pulmones, comienza a gritar toda clase de halagos a los muertos.
El discípulo caminó hasta un cementerio cercano. El silencio era sobrecogedor. Quebró la apacible atmósfera del lugar gritando toda clase de elogios a los muertos. Después regresó junto a su maestro.
–¿Qué te respondieron los muertos? -preguntó el maestro.
–Nada dijeron.
–En ese caso, mi muy querido amigo, vuelve al cementerio y lanza toda suerte de insultos a los muertos.
El discípulo regresó hasta el silente cementerio. A pleno pulmón, comenzó a soltar toda clase de improperios contra los muertos. Después de unos minutos, volvió junto al maestro, que le preguntó al instante:
–¿Qué te han respondido los muertos?
–De nuevo nada dijeron -repuso el discípulo.
Y el maestro concluyó:
–Así debes ser tú: indiferente, como un muerto, a los halagos y a los insultos de los otros.

*El Maestro dice: Quien hoy te halaga, mañana te puede insultar y quien hoy te insulta, mañana te puede halagar. No seas como una hoja a merced del viento de los halagos e insultos. Permanece en ti mismo más allá de unos y de otros.

Tristeza

Imagen

Tristeza

Dice el maestro al guerrero, cuando lo ve deprimido:
“Tú no eres lo que aparentas en los momentos de tristeza. Eres mucho más que eso.
“Mientras que muchos partieron (por razones que nunca llegaremos a comprender), tú continúas aquí.
“¿Por qué Dios se llevó a personas tan increíbles y te dejó a ti?
“En ese momento, millones de personas ya desistieron. No se quejan, no lloran, ya no hacen nada; se
limitan a dejar pasar el tiempo, porque perdieron su capacidad de reacción.
“Tú, en cambio, estás triste. Esto prueba que tu alma continúa viva”.

Manual del Guerrero de la Luz
Paulpo Coelho

Amor y Soledad

Imagen

Amor y Soledad

Un guerrero de la luz necesita amor.

El afecto y el cariño forman parte de su naturaleza, tanto como el comer, beber o el gusto por el Buen Combate. Cuando el guerrero no se siente feliz ante una puesta de sol, es que algo anda mal.

En este momento, interrumpe el combate y va en busca de compañía, para contemplar juntos el atardecer.

Si tiene dificultades para encontrarla, se pregunta a sí mismo: “¿Tuve miedo de aproximarme a alguien? ¿Recibí afecto y no lo percibí?”

Un guerrero de la luz usa la soledad, pero no es usado por ella.

Manual del Guerrero de la Luz – Paulo Coelho

Fe

Estándar

El guerrero de la luz no siempre tiene fe.

Hay momentos en los que no cree absolutamente en nada. Y pregunta a su corazón: “¿Valdrá la pena tanto esfuerzo?”

Pero el corazón continúa callado. Y el guerrero debe decidir por sí mismo.

Entonces él busca un ejemplo. Y recuerda que Jesús pasó por algo semejante, para poder vivir la condición humana con toda su plenitud.

“Aparta de mí este cáliz”, dijo Jesús. También él perdió el ánimo y el valor, pero no se detuvo.

El guerrero de la luz continúa sin fe. Pero sigue adelante, y la fe terminará volviendo.

Manual del Guerrero de la Luz – Paulo Coelho